Cinco trucos para estar siempre san@

Es cierto que en la salud intervienen factores genéticos, pero el estilo de vida es determinante a pesar de los genes. Si quieres estar siempre san@, debes adquirir hábitos físicos y mentales saludables. Aquí te ofrecemos cinco trucos que te ayudarán a empezar.

 

5 trucos para tener una buena salud

1. Cuidar tu higiene mental

Todo el mundo sabe que la gente alegre y tranquila vive muchos más años. Y es que si tienes una mente sana, ayudarás a que tu cuerpo también lo esté. Eso significa mantener lejos los pensamientos negativos, la baja autoestima, y emociones perjudiciales como los celos y la envidia. La meditación también es excelente para cuidar tu higiene mental.

2. Hacer deporte todas las semanas

Hacer ejercicios fortalece los músculos, corrige tu postura, mejora la circulación sanguínea, permite que el cuerpo se oxigene mejor y ayuda a liberar el estrés, entre otros beneficios. Si practicas deporte al menos una vez por semana, prevendrás enfermedades óseas, cardiovasculares y del sistema nervioso, además de que te sentirás mucho mejor contigo mism@.

3. Comer la comida adecuada

Todo el mundo es distinto, así que algunos hábitos alimenticios son buenos para algunos y dañinos para otros. Investiga qué alimentos y  formas de preparación son ideales para ti. De ser necesario, puedes consultarlo con tu médico o algún experto en nutrición. También es importante que incorpores complejos vitamínicos a tu alimentación, para adquirir elementos que tu cuerpo necesita.

4. Ir al médico dos veces al año

No esperes a enfermarte para ir al médico. Hazte un chequeo completo al menos una vez cada 6 meses, para mantenerte al tanto de tu condición de salud y prevenir enfermedades como la diabetes, la hipertensión y el cáncer. Es mejor prevenir a tiempo.

5. Alejar los hábitos tóxicos

Aún si aplicas todos los consejos anteriores, no estarás san@ si mantienes hábitos tóxicos como fumar, beber en exceso o consumir sustancias dañinas para la salud. Esta es quizás la parte más difícil, porque los hábitos arraigados son duros de extirpar. Pero si realmente estás decidi@ a estar siempre san@, valdrá la pena hacer el esfuerzo.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*