¿Té o café? Beneficios e inconvenientes para la salud

Algunos prefieren el té antes que el café, pues consideran que este es dañino para la salud. Sin embargo, en los últimos años la opinión médica sobre el café ha mejorado, lo que nos envuelve en la duda de cuál de las dos bebidas es mejor. Lo cierto es que, en la correcta medida, ambas tienen más beneficios que inconvenientes, consumidos con moderación.

 

Beneficios del café

Aunque su consumo excesivo provoca insomnio, manchas dentales y alteraciones del ritmo cardiaco, el café ofrece muchos beneficios para la salud. No solo mejora la atención, la concentración y la memoria a corto plazo, sino que atenúa los efectos de la depresión.

Se recomienda para aliviar los dolores de cabeza, pues reduce la tensión en los vasos sanguíneos del cerebro. También previene enfermedades mentales como el Parkinson y el Alzhéimer.

Estudios recientes han demostrado que el café reduce la probabilidad de desarrollar diabetes de tipo 2 y algunos tipos de cáncer, como el de piel, de hígado, de mama y de próstata. Puesto que dilata los bronquios, resulta útil para reducir los efectos del asma y toda clase de alergias. Los antioxidantes del café ralentizan el envejecimiento.

 

Beneficios del té

El té es menos agresivo que el café, aunque también produce manchas en los dientes. Sin embargo, previene las caries. Además, mejora la atención, la concentración y tiene propiedades antidepresivas y ansiolíticas. Contiene polifenoles y catequizas que atenúan los niveles de colesterol.

Algunos tipos de té como el negro, verde y blanco contienen flavonoides que reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Cuatro tazas diarias reducen la ansiedad y la secreción de la hormona del estrés. Los antioxidantes del té blanco disminuyen el riesgo de obesidad y los efectos de la vejez. El té verde reduce las probabilidades de sufrir cáncer de esófago, sobre todo en mujeres.

Como ves, no hay por qué elegir entre té y café. Lo importante es que te guste y no consumir ninguno de los dos en exceso.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*